Recién nacidos y bebés

 

Soy Elfie Prissette, soy osteópata francesa DO miembro del ROE (Registro de Osteopatía de España).
Obtuve mi diploma en la escuela Institut Dauphine d’ostéopathie de París (Francia) en 2011.
Trabaje en un consultorio pluridiciplinario en París, luego en Buenos aires (Argentina) y desde el principio del año 2018 trabajo aquí en Barcelona.
Especializada en osteopatía pediátrica, trabajo con bebés y niños, pero también con las embarazadas, deportistas, los adultos y ancianos.
Trabajo con diferente tipo de técnicas que varían con cada pacientes y su motivo de consulta.

Especializada en niños, realicé la formación de postgrado para el tratamiento de bebés y niños de Eric Simon y Dany Heintz-blondy en Francia.

El momento del nacimiento suele ser el primer traumatismo del bebé.

Un trabajo de parto demasiado largo o demasiado corto puede causar demasiada o muy poca presión en el cráneo del bebé y podrá molestar el funcionamiento de las estructuras craneales.

A veces puede ser un parto difícil y será necesario el uso de espátulas, fórceps o ventosa.

Esto afectará la buena movilidad de las articulaciones de los huesos del cráneo y dará como resultado una discapacidad funcional inmediata y posterior.

A menudo, los recién nacidos nacen con la cabeza ligeramente inclinada, un ojo más cerrado que el otro, un oído más hacia adelante que el otro y la nariz un poco aplanada.

En muchas ocasiones la corrección ocurre sola, pero en todos los casos, el equilibrio en el cráneo se rompe y hay una disfunción que requiere ver a un osteópata.

¿En qué caso es aconsejable consultar a un osteópata?

– cuando hubo una anestesia epidural, un nacimiento intencionalmente inducido o retrasado,

– cuando el parto es demasiado largo (más de 8 horas) o muy rápido (menos de 2 horas),

– cuando la presentación fue hecha por la cabeza, frente o cara,

– cuando ha habido compresión en el vientre de la madre para facilitar la expulsión,

– cuando el bebé nace con el cordón enrollado alrededor del cuello,

– cuando el niño nace prematuramente,

– cuando ha habido uso de herramientas obstétricas,

– en caso de cesárea,

– cuando ha habido sufrimiento fetal o reanimación del bebé.

Después de consultar primero a su pediatra, no dudes en consultar a un osteópata si:

– Tu bebé está llorando todo el tiempo,

– duerme poco y / o mal,

– Regurgita , tiene cólico,

– tiene una plagiocefalia (cabeza plana),

– tiene una mala posición de los pies o de las caderas,

– gira siempre la cabeza del mismo lado y duerme del mismo lado,

– tiene otitis, bronquitis con repetición, …

 

Con pruebas suaves de las diferentes movilidades fisiológicas del cráneo, del sacro y del abdomen el osteópata detectará fácilmente las disfunciones menores, debido a todos estos males.

Con un tratamiento correctivo manual adaptado y muy suave, su bebé recuperará su buena salud.

Incluso si el bebé no tiene un desorden funcional aparente, las manos expertas de un osteópata le permitirán comenzar bien su vida.

 

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close