Bebés y niños

Bebés

El momento del nacimiento suele ser el primer traumatismo del bebé.
Un trabajo de parto demasiado largo o demasiado corto puede causar demasiada o muy poca presión en el cráneo del bebé y podrá molestar el funcionamiento de las estructuras craneales.
A veces puede ser un parto difícil y es necesario el uso de espátulas, fórceps o ventosa.
Esto afecta la buena movilidad de las articulaciones de los huesos del cráneo y da como resultado una discapacidad funcional inmediata y posterior.
A menudo, los recién nacidos nacen con la cabeza ligeramente inclinada, un ojo más cerrado que el otro, un oído más hacia adelante que el otro y la nariz un poco aplanada.
En muchas ocasiones la corrección ocurre sola, pero en todos los casos, el equilibrio en el cráneo se rompe y hay una disfunción que requiere ver a un osteópata.
Con pruebas suaves de las diferentes movilidades fisiológicas del cráneo, del sacro y del abdomen el osteópata detectará fácilmente las disfunciones menores, debido a todos estos males.
Con un tratamiento correctivo manual adaptado y muy suave, su bebé recuperará su buena salud.
Incluso si el bebé no tiene un desorden funcional aparente, las manos expertas de un osteópata le permitirán comenzar bien su vida.

Niños

Crecimiento, aprender a andar, caídas, choques, a veces el estrés de la escuela, ...
Todos estos eventos en la vida de un niño pueden influir en el desarrollo del niño.
El seguimiento osteopático puede ayudar, gracias a técnicas suaves, a mejorar los trastornos del aprendizaje corporal (4 patas, caminar, ...), a mejorar la estática del niño y su amplitud de movimientos.
La osteopatía también ayuda a corregir tensiones, bloqueos o desequilibrios que pueden conducir a problemas de concentración, fatiga, estrés, trastornos del sueño, ...
Las técnicas suaves adaptadas a la edad y la morfología de cada niño mejoran todos estos trastornos.
La colaboración con otros profesionales de la salud a veces es necesaria para el cuidado general de los niños.
Es importante hacer un control regular:
- Al comienzo de la escuela y antes de comenzar un deporte.
- Promover un desarrollo armonioso y prevenir posibles desequilibrios.

Cuándo consultar a un osteópata con tu bebé?

Es aconsejable consultar a un osteópata:

  • Cuando hubo una anestesia epidural, un nacimiento intencionalmente inducido o retrasado
  • Cuando el parto es demasiado largo (más de 8 horas) o muy rápido (menos de 2 horas)
  • Cuando la presentación fue hecha por la cabeza, frente o cara
  • Cuando ha habido compresión en el vientre de la madre para facilitar la expulsión
  • Cuando el bebé nace con el cordón enrollado alrededor del cuello
  • Cuando el niño nace prematuramente
  • Cuando ha habido uso de herramientas obstétricas
  • En caso de cesárea
  • Cuando ha habido sufrimiento fetal o reanimación del bebé
  • Colicos
  • Plagiocefalia ( cabeza plana)
  • Torticolis
  • Trastornos de sueño
  • Otitis, bronquitis
  • Llantos todo el tiempo
Cuándo consultar a un osteópata? (Niños)
  • controlar y equilibrar el crecimiento
  • dolor de cabeza, dolor de espalda
  • trastornos ENT
  • trastornos de concentración, cambios de humor
  • trastornos digestivos
  • desalineación de la mandíbula
  • acompañar un trabajo de ortodoncia
  • Problemas de hiperactividad o sueño
Elfie Prissette
Elfie Prissette

Osteópata Graduada en el Institut Dauphine d’Osteopathie

Leer más sobre mi
Pide tu cita online

¿Cómo trabajamos?

Mi estilo de osteopatía se caracteriza por ser suave, con un enfoque global haciendo uso de técnicas que varían con cada paciente y su motivo de consulta.

¿En qué consiste una sesión de osteopatía?

Consulta bebé